Blog

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

TALES DE MILETO (–  624 a – 546)

blogfilosofosCOMENTARIO:

A veces da la impresión de que avanzamos muy lentamente en lo que se refiere a las cuestiones éticas, que son realmente las que fundamentan el progreso adecuado de la humanidad, pero que no son nada fáciles de llevar a cabo en la práctica. Es más fácil avanzar en cuestiones de carácter científico y tecnológico, cuyo desarrollo ha proporcionado a la humanidad, sobre todo en los últimos años, grandes cotas de progreso y bienestar, que en cuestiones morales, donde el avance es lento, difícil y complejo. “¡Triste época la nuestra!” – decía Albert Einstein. “Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”. Es más fácil la física que la ética, a pesar de las apariencias.

Cuántas veces culpamos a los demás de nuestros errores o criticamos duramente pequeños deslices de otros, mientras justificamos alegremente la gravedad de nuestras propias acciones. Para los demás, todo el peso de la ley; para nosotros, la indulgancia, el perdón o el olvido.  Le ley del embudo, en terminología popular. Esta forma de ser y de actuar está en la base también de muchas conductas discriminatorias e intolerantes y pueden tener su base en un desconocimiento de nosotros mismos, o en una falta de reflexión acerca de nuestra  naturaleza humana y de los principios y fines que nos proponemos para mejorarla.

Estas paradojas, más frecuentes de lo que parecen, muestran que es más fácil el conocimiento del mundo, por inconmensurable, oscuro y lejano que parezca, que la comprensión de la naturaleza del propio yo, ese desconocido con el que convivimos a diario, tan cercano y, a la vez, tan imprevisible y tan opaco.

Es cierto que el grado de objetividad de los individuos aumenta con la edad y con el conocimiento, pero es imposible erradicar totalmente la subjetividad que impregna todos nuestros actos, por eso debemos consensuar normas y leyes que garanticen que en lo tocante a lo público y a lo común, base de toda convivencia, nadie pueda seguir únicamente su arbitrio personal, caprichoso y sin control, como si de meras bestias se tratara.

Por Joaquín paredes Solís

Articulos relacionados

El escepticismo ha sido siempre un modo de ser, de pensar y de estar en el mundo caracterizado por poner en tela de juicio la posibilidad de un conocimiento seguro …
En su presentación como candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, el filósofo Ángel Gabilondo cita a Kant. No está mal, porque, aunque hace más de 200 años …
‘Etimología’ significa el ‘verdadero’ contenido de la palabra, a partir de su origen y evolución. Es lo que permite rastrear la historia y los secretos del lenguaje. Veamos, por ejemplo, …
Es difícil luchar contra los que lo han perdido todo, incluido ilusiones y horizontes, o contra los que nunca tuvieron nada; porque los que ya nada tienen que perder, lo …

Compártelo

Síguemos

Filosofía en Extremadura en Redes Sociales